Tue 30th March 2004 - 23:00

Alfabetización digital y educación en medios: una necesidad emergente

¿Por qué se habla tanto y con tanta intensidad desde hace unos años de Alfabetización Digital? Sencillamente, porque parece ser una necesidad apremiante y una realidad inevitable.

Este artículo habla sobre las nuevas necesidades de alfabetización en las sociedades contemporáneas, y plantea las cuestiones clave para debatir en el foro sobre este tema que se desarrolla en el Portal. Entre en el foro sobre alfabetización digital y educación en mediosSi desea ampliar información, en nuestro Dossier Temático sobre alfabetización en medios presentamos una selección de artículos sobre esta temática. También le invitamos a que consulte los 16 proyectos sobre alfabetización en medios financiados por la Iniciativa eLearning de la Comisión Europea.

Una necesidad clave para el pleno desarrollo de las personas

Hoy en día a la necesidad de alfabetización tradicional, basada en la escritura y la lectura (con todo lo que significa en términos de acceso a la cultura y a la ciudadanía), se le suma la necesidad de desenvolverse y ser capaz de desarrollar actividades que involucran las tecnologías de la información y la comunicación, además de nuevos lenguajes, especialmente informáticos.

Sin esa alfabetización digital los individuos no podrán dedicarse a actividades productivas ni desarrollarán plenamente su relación cívica y su responsabilidad social. Tampoco las comunidades se desarrollarán plenamente y los países corren el riesgo de estancarse económicamente. Esta nueva necesidad se debe a varias razones:

1. Buena parte de la actividad económica y de relación social está pasando de su estado tradicional al ámbito del ciberespacio creado por las nuevas tecnologías.

2. Las tecnologías de la información y la comunicación aceleran los procesos en que se involucran. Además tienden a cambiar en buena parte la antigua naturaleza de estos procesos – introducen, por ejemplo, una tendencia hacia la globalización, mutaciones esenciales en el uso del tiempo y abren la posibilidad para nuevas formas de cooperación.

3. Este proceso de mediación tecnológica se ha convertido en una base clave de la competitividad en las sociedades de la información por dos razones: en primer lugar, porque el sector de las comunicaciones y la tecnología no para de crecer y, en segundo lugar, porque las tecnologías de la información y la comunicación son una de las principales fuentes de valor en los procesos de producción, en la medida en que aceleran los procesos y son capaces de implicar la mayor cantidad de conocimiento posible en su actividad. Nadie duda de la necesidad de la alfabetización digital. Pero, ¿sabemos, realmente, qué es y qué significa la alfabetización digital? ¿Conocemos lo que realmente está en juego en este proceso? ¿Cuál es el mejor modo de llevarlo adelante? A continuación intentamos abordar estas cuestiones.

¿Por qué?

Además de todas las causas de tipo económico y social de las que ya hemos hablado, la necesidad de alfabetización digital es la respuesta a un proceso tecnológico que se denomina digitalización. La digitalización se presenta como un encuentro entre muchos lenguajes: audio, visual, lingüístico, numérico, espacial… Con ello ha surgido un auténtico universo multimedia.La digitalización ha permitido, también el encuentro entre diversos medios de comunicación y transmisión, de modo que aparecen medios híbridos y algunos de los soportes convencionales están perdiendo importancia.

Estamos pues, ante un proceso complejo de hibridación lingüística y mediática y ante la aparición de un universo multimedia centrado en las posibilidades de la digitalización. Es este fenómeno el que demanda nuevas habilidades, nuevas competencias, nuevos modos de pensamiento y acción y nuevas formas de relación social. En breve, está demandando una nueva cultura digital, una nueva alfabetización.

¿Qué es la alfabetización digital?

La alfabetización Digital es un proceso que afecta cuatro dimensiones, como mínimo:

· Operativa: La capacidad de usar los ordenadores y las tecnologías de la comunicación.

· Semiótica: La competencia en el uso de todos los lenguajes que convergen en el nuevo universo multimedia.

· Cultural: Un nuevo entorno intelectual para la sociedad de la información.

· Cívica: UN nuevo repertorio de deberes y derechos en relación con el nuevo contexto tecnológico.

En este sentido, hoy en día, la Alfabetización Digital es similar a lo que la UNESCO ha venido definiendo desde hace tiempo como Educación en Medios. De acuerdo con esta organización, la educación en medios “enables people to gain understanding of the communication media used in their society and the way they operate and to acquire skills in using these media to communicate with others”. Para aceptar esta similitud nos basta aceptar la realidad evidente de que casi todos los medios de comunicación en la actualidad están basados en tecnologías digitales.

Desde nuestro punto de vista, la alfabetización digital y la educación mediática están referidas a capacidades y competencias individuales y colectivas que trascienden el mero conocimiento técnico y operativo. Ambas requieren habilidades semióticas, culturales y cívicas, un mero saber técnico no permite adquirir una alfabetización auténtica. Siguiendo a la UNESCO, “Media Education is linked with communication in general and is part of the basic entitlement of every citizen, in every country in the world, to freedom of expression and the right to information and is instrumental in building and sustaining democracy.” (UNESCO, 1999, Vienna Conference “Educating for the Media and the Digital Age”). Un concepto completo de alfabetización digital debe ser considerado como un esfuerzo para enriquecer las condiciones y el grado de autonomía en las que desarrollamos nuestras facultades sociales y personales de comprensión, inteligencia, diálogo con los otros y relaciones con nuestra cultura y con nuestro marco de valores cívicos.

¿Quién está implicado en la alfabetización digital?

Es un proceso que nos afecta a todos, como individuos y miembros de una colectividad. El esfuerzo por alfabetizar digitalmente corresponde a los sistemas educativos formales, pero también a los informales y a las familias, instituciones cívicas y a la sociedad en general. Esto es así porque estamos ante un cambio cultural de consecuencias trascendentales. La incorporación de la alfabetización digital y la educación en medios tiene que ver, en primer lugar, con el currículo establecido en cada sistema educativo. Pero no es sólo una cuestión de programas escolares, sino de transformación profunda de los sistemas educativos. De hecho, la alfabetización digital auténtica es la oportunidad para reformular y repensar muchas de las actividades tradicionales del sistema educativo. La alfabetización digital supone un umbral de cambio y una oportunidad para gestionar activamente el cambio en los sistemas de educación, tanto en lo que se refiere a los hábitos mentales como a las prácticas institucionales.

La alfabetización digital afecta y debe involucrar a las familias. Los padres y tutores deben procurar un ambiente propicio a esta nueva alfabetización desarrollando contextos en que sus hijos se involucren en el uso de las nuevas tecnologías de un modo crítico y autónomo. Para las familias la alfabetización digital es una oportunidad para el establecimiento de nuevas relaciones personales y para el crecimiento intelectual.La sociedad civil debe, necesariamente, implicarse en la alfabetización digital. Esto implica a colectivos relacionados con la educación a lo largo de la vida, a colectivos desfavorecidos con riesgo de convertirse en víctimas de la brecha digital y a colectivos de trabajadores y de ciudadanos en general.

Finalmente, para las instituciones gubernamentales es un reto político de primer orden. La nueva ciudadanía se basará en ese nuevo estrato cultural que denominamos sociedad de la información. Sin él las bases cívicas no serán firmes.

¿Cuándo y dónde?

La alfabetización digital es un reto tan decisivo que debe ser una preocupación constante. Debe darse en cualquier tiempo y en cualquier lugar y afecta a cualquier grupo de ciudadanos. Este tipo de alfabetización puede ser la oportunidad para repensar y reformar muchas de nuestras prácticas culturales, intelectuales y sociales. Es como si se hubiese puesto en marcha un amplio proceso de reingeniería social de consecuencias incalculables. Pero para responder ante ese reto de manera responsable, las exigencias de una conciencia crítica, de una participación activa por parte de los ciudadanos, la necesidad de establecer claramente los valores y referencias de cohesión social y de cooperación deben ser más fuertes que nunca.Estamos pues, en un proceso parecido al que acometieron los hombres y mujeres del Renacimiento tras la Edad Media. Nuestra labor, en relación con la alfabetización digital, debe parecerse a la actividad de los Humanistas. Hemos de conseguir un pensamiento universal, sentar el arte y la educación sobre nuevas bases, responder al reto de un nuevo enciclopedismo, volver a colocar a la persona en el centro de todos los cambios, afrontar con decisión el reto de publicidad y difusión que para ellos fue la imprenta y para nosotros es Internet; y, entre otras cosas, disponer de la imaginación y la voluntad utópica y optimista con a que se enfrentaron a un mundo que, como el nuestro, es todo menos sencillo.

¿Cómo? Líneas prioritarias de trabajo

Las líneas que aquí mencionamos nos parecen prioritarias, pero hay más que debemos pensar entre todos:

1. Promover y sostener la actividad de asociaciones, colectivos y grupos que promuevan la alfabetización digital: profesores, estudiantes, voluntarios sociales, etc.

2. Promover cambios curriculares que cuiden la alfabetización digital y la conciban como la oportunidad para un nuevo Humanismo.

3. Involucrar la alfabetización digital como parte indispensable de la educación a lo largo de la vida.

4. Promover la relación entre alfabetización digital y trabajo y empleo.

5. Implicar a los grandes medios y a los medios masivos especialmente en la promoción de la cultura digital.

6. La educación en medios y la alfabetización digital deben inscribirse en el seno de las familias.

7. Debe prestarse especial atención a la superación de la brecha digital y en poner en marcha estrategias dirigidas a los grupos menos favorecidos.

8. Los medios de proximidad locales, deben implicarse decididamente en la cultura digital y su promoción.

9. Los gobiernos tienen que proponerse retos que estimulen a los ciudadanos en el avance de la cultura digital.

10. Finalmente, la alfabetización digital debe aprovecharse como la oportunidad para mejorar, transformar y hacer progresar muchas de nuestras instituciones y prácticas sociales.

Más ideas

Podemos lanzar iniciativas reforzando los proyectos existentes de educación en medios y alfabetización digital, pero necesitamos nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevos retos. Necesitamos mejorar, innovar, e imaginar nuevos modos.Al mismo tiempo, necesitamos coordinar, y trabajar unidos, por tanto hay que buscar plataformas de encuentro y de relación.Europa, la vieja Europa, está suficientemente preparada para responder a estos retos. Pero necesitamos la ayuda de todos.

Algunas preguntas claves para formular en el foro

· ¿Cómo podemos enriquecer y precisar el concepto de alfabetización digital?

· ¿Qué iniciativas y proyectos interesantes conocemos en estas materias?

· ¿Qué acciones de los gobiernos europeos y de la Comisión pueden dar un nuevo impulso a la alfabetización digital?

· ¿Qué puede hacer la sociedad, los educadores, los sistemas educativos, las familias…?

Ayuda lingüística