Abstract: 

El rápido aumento de los cursos en línea masivos y abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés) ha renovado el interés por las diferentes opciones de enseñanza y aprendizaje abiertos y en línea. Este «renacimiento» ha puesto de manifiesto los retos y el potencial vinculados al diseño de dichos entornos educativos.

 

Sin duda, la acelerada expansión de la educación abierta en línea supone riesgos en lo relativo a la calidad pedagógica y a la experiencia del alumno. Nos encontramos ante una gran variedad de enfoques en lo que se refiere a la oferta, la pedagogía, las funcionalidades y los mecanismos de apoyo para el aprendizaje abierto en línea. Algunos de ellos han tenido éxito pero otros no tanto, por lo que consideramos primordial articular, compartir y evaluar los conocimientos para el diseño existentes.

 

Los patrones de diseño y los lenguajes de patrón se han presentado como herramientas eficaces para ofrecer un discurso riguroso que aúne la teoría y la práctica. Christopher Alexander propuso el modelo de estos patrones como una forma de lenguaje de diseño en el contexto de la arquitectura. Un patrón de diseño describe un problema recurrente (o un reto de diseño), las características del contexto en el que ocurre y un método posible para solucionarlo. Los patrones se organizan en sistemas coherentes denominados lenguajes de patrón en los que los patrones se relacionan unos con otros para ofrecer un conjunto de soluciones de diseño interrelacionadas que se pueden aplicar a problemas nuevos.

 

Algunas de las cuestiones clave que figuran en los artículos de este número están respaldadas por el deseo de comprender los mecanismos y los procesos de diseño por los que se llega a crear y ofrecer un aprendizaje abierto en línea en proporción a la necesidad y, por extensión, a poder plasmar esto en soluciones compartibles y con posibilidad de ser aplicadas por los demás.

 

Los artículos del presente número abordan esta cuestión de diferentes maneras. En primer lugar, Hatzipanagos ofrece una revisión de la literatura MOOC y se pregunta qué cursos MOOC pueden contribuir al debate en torno al diseño del aprendizaje; a continuación, termina ofreciendo un mapa conceptual de las características de aprendizaje identificadas con una serie de patrones de diseño MOOC. Salvador y Scupelli destacan la importancia de colaborar en los procesos de creación de patrones. Describen una metodología de creación de patrones basada en datos y un repositorio de patrones abierto y de apoyo en el ámbito del diseño de sistemas de aprendizaje en línea. Lackner et al. emplean una perspectiva de análisis del aprendizaje sobre la actividad del participante en los cursos MOOC y proponen tres patrones de diseño para combatir el elevado porcentaje de abandono de los alumnos. A continuación, Littlejohn y Milligan ofrecen una panorámica de los MOOC orientados a los alumnos del mundo profesional. Señalan carencias en torno al aprendizaje autorregulado y, como respuesta, ofrecen una serie de cinco patrones que fomentan el diseño de cursos MOOC centrados en esta autorregulación. Después, Mor y Warburton describen los resultados del proyecto de patrones de diseño (Design Patterns Project) en el que se recurrió a una metodología de talleres de patrones participativos. Los autores demuestran la utilidad de este enfoque mediante tres patrones prácticos para el aprendizaje activo y colaborativo. Koeppe analiza las ventajas de emplear un MOOC externo en un entorno de aula invertida. El artículo plasma tres patrones interrelacionados para demostrar cómo puede alcanzarse este objetivo. En su artículo sobre la interacción entre iguales, Liyanagunawardena et al. se centran en los foros de debate y parten de siete narrativas de diseño distintas para presentar tres patrones con los que facilitar el desarrollo de un debate significativo cuando el número de participantes es muy elevado. En el artículo final, Dacko opta por un enfoque de diseño alternativo pero complementario y se centra en una metodología de diseño concreta para mostrar cómo puede emplearse el entorno del e-learning (aprendizaje electrónico) inclusivo para crear soluciones cohesionadas y unificadas.

 

A la luz de los distintos artículos presentados en este número, está claro que contamos con una amplia comunidad de investigadores, diseñadores y profesionales trabajando sobre las cuestiones relativas al diseño surgidas de la continua expansión de los cursos abiertos en línea. Resulta apasionante ver cómo los autores aprovechan las bases de la investigación sobre educación a distancia tradicional y las extrapolan a nuevos terrenos que priorizan la puesta en común de conocimientos para el diseño como medio para hacer frente a los desafíos concretos que surgen con el aprendizaje y la enseñanza a escala.

<p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">El rápido aumento de los cursos en línea masivos y abiertos (<strong>MOOC,</strong>&nbsp;por sus siglas en inglés) ha renovado el interés por las diferentes opciones de enseñanza y aprendizaje abiertos y en línea. Este «renacimiento» ha puesto de manifiesto los retos y el potencial vinculados al diseño de dichos entornos educativos.</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">Sin duda, la acelerada expansión de la educación abierta en línea supone riesgos en lo relativo a la calidad pedagógica y a la experiencia del alumno. Nos encontramos ante una gran variedad de enfoques en lo que se refiere a la oferta, la pedagogía, las funcionalidades y los mecanismos de apoyo para el aprendizaje abierto en línea. Algunos de ellos han tenido éxito pero otros no tanto, por lo que consideramos primordial articular, compartir y evaluar los conocimientos para el diseño existentes.</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">Los&nbsp;<strong>patrones de diseño</strong>&nbsp;y los&nbsp;<strong>lenguajes de patrón</strong>&nbsp;se han presentado como herramientas eficaces para ofrecer un discurso riguroso que aúne la teoría y la práctica. Christopher Alexander propuso el modelo de estos patrones como una forma de lenguaje de diseño en el contexto de la arquitectura. Un patrón de diseño describe un problema recurrente (o un reto de diseño), las características del contexto en el que ocurre y un método posible para solucionarlo. Los patrones se organizan en sistemas coherentes denominados lenguajes de patrón en los que los patrones se relacionan unos con otros para ofrecer un conjunto de soluciones de diseño interrelacionadas que se pueden aplicar a problemas nuevos.</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">Algunas de las cuestiones clave que figuran en los artículos de este número están respaldadas por el deseo de comprender los mecanismos y los procesos de diseño por los que se llega a crear y ofrecer un aprendizaje abierto en línea en proporción a la necesidad y, por extensión, a poder plasmar esto en soluciones compartibles y con posibilidad de ser aplicadas por los demás.</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">Los artículos del presente número abordan esta cuestión de diferentes maneras. En primer lugar, Hatzipanagos ofrece una revisión de la literatura MOOC y se pregunta qué cursos MOOC pueden contribuir al debate en torno al&nbsp;<strong>diseño del aprendizaje</strong>; a continuación, termina ofreciendo un mapa conceptual de las características de aprendizaje identificadas con una serie de patrones de diseño MOOC. Salvador y Scupelli destacan la importancia de colaborar en los procesos de creación de patrones. Describen una metodología de creación de patrones basada en datos y un&nbsp;<strong>repositorio de patrones abierto</strong>&nbsp;y de apoyo en el ámbito del diseño de sistemas de aprendizaje en línea. Lackner&nbsp;<em>et al.</em>&nbsp;emplean una perspectiva de análisis del aprendizaje sobre la actividad del participante en los cursos MOOC y proponen tres&nbsp;<strong>patrones de diseño para combatir el elevado porcentaje de abandono de los alumnos</strong>. A continuación, Littlejohn y Milligan ofrecen una panorámica de los MOOC orientados a los alumnos del mundo profesional. Señalan carencias en torno al aprendizaje autorregulado y, como respuesta, ofrecen una serie de cinco patrones que fomentan el&nbsp;<strong>diseño de cursos MOOC centrados en esta autorregulación</strong>. Después, Mor y Warburton describen los resultados del proyecto de patrones de diseño (Design Patterns Project) en el que se recurrió a una&nbsp;<strong>metodología de talleres de patrones participativos</strong>. Los autores demuestran la utilidad de este enfoque mediante tres patrones prácticos para el aprendizaje activo y colaborativo. Koeppe analiza las ventajas de emplear un MOOC externo en un entorno de&nbsp;<strong>aula invertida</strong>. El artículo plasma tres patrones interrelacionados para demostrar cómo puede alcanzarse este objetivo. En su artículo sobre la interacción entre iguales, Liyanagunawardena&nbsp;<em>et al</em>. se centran en los foros de debate y parten de siete narrativas de diseño distintas para presentar tres patrones con los que facilitar el desarrollo de un debate significativo cuando el número de participantes es muy elevado. En el artículo final, Dacko opta por un enfoque de diseño alternativo pero complementario y se centra en una metodología de diseño concreta para mostrar cómo puede emplearse el entorno del&nbsp;<strong><em>e-learning</em>&nbsp;(aprendizaje electrónico) inclusivo</strong>&nbsp;para crear soluciones cohesionadas y unificadas.</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="font-style: normal; font-family: Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif; text-align: justify;">A la luz de los distintos artículos presentados en este número, está claro que contamos con una amplia comunidad de investigadores, diseñadores y profesionales trabajando sobre las cuestiones relativas al diseño surgidas de la continua expansión de los&nbsp;<strong>cursos abiertos en línea</strong>. Resulta apasionante ver cómo los autores aprovechan las bases de la investigación sobre educación a distancia tradicional y las extrapolan a nuevos terrenos que priorizan la puesta en común de conocimientos para el diseño como medio para hacer frente a los desafíos concretos que surgen con el aprendizaje y la enseñanza a escala.</p>


ePaper Articles: 

  • ¿Cómo contribuyen los MOOC al debate sobre el diseño del aprendizaje de los cursos en línea?
  • Hacia un repositorio colaborativo abierto de patrones para el diseño de sistemas de aprendizaje en línea
  • Los MOOC como sistemas granulares: los patrones de diseño para incentivar la actividad de los participantes
  • El diseño de cursos MOOC para profesionales: herramientas y patrones que incentiven el autoaprendizaje
  • Ejemplos prácticos para los MOOC activos y colaborativos: los puntos de control, el formato «pecera» y el «see-do-share» (observar, hacer, compartir)
  • Ejemplos de uso de cursos MOOC de nivel superior en los estudios universitarios
  • Patrones de diseño para promover la interacción entre pares en los foros de debate de los cursos MOOC
  • Personalizar el aprendizaje: entender la experiencia de aprendizaje en línea para facilitar la creación de soluciones inclusivas e integradas para los alumnos
Editorial Number: 
42
eLearning Authors: 
Tapio Koskinen
yish
Ayuda lingüística